Gallinas por los aires, golpes y hacinamiento: las duras imágenes del maltrato en granjas italianas

24 octubre 2019

El grupo animalista Essere Animali publica una investigación sobre la violencia en dos granjas italianas de gallinas. La organización denuncia que los huevos que se producen se están vendiendo cómo si fueran de origen campero, cuando las aves no ven en ningún momento de su vida la luz del día. 

El maltrato animal en la industria ganadera vuelve a ser noticia. Gallinas que son lanzadas de manera brutal contra el suelo como si se tratase de objetos sin vida para, después, terminar siendo pateadas, hacinadas o, incluso, utilizadas para golpear a otras aves de la granja. Estas y otras prácticas atroces han sido desveladas por la organización italiana Essere Animali, que ha realizado una investigación con cámaras ocultas en algunas granjas del país europeo.

Las imágenes, grabadas por trabajadores de las granjas italianas de Castrocaro y San Zaccaria, muestran cómo las gallinas llegan hacinadas en pequeñas jaulas y cómo los operarios descargan los camiones con una violencia extrema. Tras la llegada, los animales más jóvenes, aquellos que aún no han desarrollado la capacidad de poner huevos, son almacenados en cobertizos, hasta que alcanzan el momento de desove y son trasladados a otro lugar. Es entonces cuando son trasladadas a la zona de producción, donde cerca de 20.000 gallinas se aglomeran, unas encima de otras, y superan la densidad máxima de nueve animales por metro cuadrado establecida por la legislación.

Las cámaras también han captado cómo los operarios de la granja tratan de manera burlesca a algunos polluelos moribundos por el ajetreo del viaje. Estas aves, las que llegan más débiles o con alguna enfermedad, terminan muriendo de hambre sin recibir ningún tipo de tratamiento. Cuando el destino no es ese, los trabajadores proceden a sacrificar a las aves con crueldad, de manera inexperta y sin un proceso de aturdimiento previo, tal y como dictan las normativas europeas de bienestar animal. “¿Te vas a recuperar o tengo que matarte?”, espeta un operario mientras sujeta a una gallina moribunda.

Todo ello en unas instalaciones deficientes a nivel de higiene. Tanto es así, que la publicación muestra cómo los trabajadores tienen que rescatar algunos huevos que han sido devorados parcialmente por ratones. No solo eso, sino que también se puede observar cómo un empleado retira los restos de un roedor finado en el suelo de la granja. “Se lo comen todo”, dice.

Gallinas enjauladas

El problema, según denuncian, tiene que ver –además de las imágenes de crueldad– con que los huevos que se producen en esas instalaciones terminan siendo catalogados de origen “campero”, cuando ninguno de los animales que se crían allí ven la luz. De hecho, además de las gallinas que permanecen alimentándose del suelo en pequeños hangares, se han podido constatar imágenes de gallinas enjauladas en celdas del tamaño de un folio, algo común y permitido por la ley, pero que no reflejaría el origen real del producto que después se estaría vendiendo en los supermercados del país italiano, según apuntan desde la organización.»Para evitar casos de estafa a los consumidores son necesarios mayores controles y sanciones»

“En comparación con otros productos, los huevos sí que contienen información para indicar al consumidor la procedencia del sistema de producción. Esto no evita que pueda haber casos de estafa a los consumidores y para evitarlos son necesarios mayores controles y sanciones”, explica Silvia Barquero, directora ejecutiva de Igualdad Animal, fundación española que lleva años luchando contra el sistema de gallinas enjauladas. “Este es un método de crianza cruel que debería prohibirse. Las empresas de alimentos y los productores deberían pedir a sus proveedores que terminen con estas prácticas de inmediato”, añade Claudio Pomo, miembro de Essere Animali.

“Las jaulas representan la lógica perversa de la explotación animal: convertir la vida de los animales en un infierno para obtener el máximo beneficio económico”, valora Barquero. En España, según los cálculos de Igualdad Animal, 38 millones de gallinas pasan sus vidas en estas diminutas cárceles. Si bien es cierto que hay determinados Estados como Alemania, Austria o Luxemburgo que han prohibido este modelo de producción, no hay un marco legal europeo que permita que restringirlo para siempre.

En España la legislación no ha avanzado demasiado. Sin embargo, el trabajo de las organizaciones animalistas está siendo redirigido a la sensibilización de los consumidores para tratar de arrancar compromisos empresariales a las grandes cadenas de supermercados. Tanto es así, que determinadas compañías se han comprometido a dejar de vender huevos del tipo 3, es decir, puestos por gallinas que viven enjauladas.

Lidl, Aldi, Ahorramás y Condis ya no venden huevos producidos en jaulas y Alcampo se ha comprometido a dejar de hacerlo a partir de 2021.  No obstante, son pequeños acuerdos a los que las empresas se acogen de manera particular y sin ningún tipo de carácter vinculante. Las políticas, por su parte, siguen por detrás, ajenas al espíritu de la ética animalista. 

Fuente de información: Público

Leer noticia

Aberración en estado puro: 120 hectáreas de instalaciones de la explotación lechera de Noviercas

22 octubre 2019

Vivir día tras día encerrada en una nave industrial, ordeñada hasta la saciedad con un triple objetivo: producir la mayor cantidad de leche, en el menor tiempo posible y barata. De aquí no puede salir una buena leche.

Un reciente anuncio de la Junta de Castilla y León ha aprovado la evaluación ambiental simplificada para la edificación de la macro explotación lechera que quieren hacer en Noviercas, un pueblo de 155 habitantes en la provincia de Soria.

Si con esta evaluación el Ayuntamiento cambia sus normas urbanísticas, estaría abriendo las puertas para que en el municipio se hicieran otras explotaciones de iguales dimensiones.

Cierra los ojos e imagina el Parque del Retiro. O 120 campos de fútbol. O las cuatro terminales del aeropuerto de Barajas… Sí, así de grande es la macro explotación que Valle de Odieta S.C.L quiere hacer en Noviercas. ¡120 hectáreas de instalaciones!

Además, su actividad no es trigo limpio. Otra macro explotación de esta misma empresa (cuatro veces más pequeña que esta) acumula once procedimientos sancionadores por infracciones ambientales.

Este es el destino que les espera a las 23.520 vacas de leche que pretenden explotar en la que sería la mayor explotación de vacuno de leche de Europa y una de las cinco mayores del mundo.

Este proyecto de macro explotación es el de una auténtica fábrica de leche, no de una granja de vacas como nos imaginamos. Un proyecto faraónico, totalmente desproporcionado y que tendría graves efectos socio económicos, para el medio ambiente y para el bienestar animal.

Por otro lado, esta macro explotación sería también una auténtica fábrica de cambio climático. De llevarse a cabo emitiría unas 574.200 toneladas de CO2 equivalente al año. ¡Esto es lo que emiten cerca de 122.000 coches circulando en un año!

En una situación de emergencia climática como en la que nos encontramos, este tipo de proyectos deberían ser rechazados en el mismo momento en el que se plantean.

No podemos seguir funcionando así. Tenemos que cambiar el modelo de producción y consumo. Además sería también un motor de destrucción de la biodiversidad (importación de piensos provenientes de zonas como la Amazonia), de consumo desmesurado de agua (consumiría al día lo mismo que unas 16.000 personas) y de contaminación (producción ingente de excrementos).

Fuente de información: Ecoticias.com

Leer noticia

Anice (Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España) pide que se permita la instalación de cámaras en los mataderos

7 octubre 2019

Fuente de información: Agrodigital.com

Leer noticia

Comunicado de prensa de ANICE -29 de marzo 2019

Consternación y rechazo de la industria cárnica ante el maltrato de los animales puesto de manifiesto en un matadero

La industria cárnica reitera su firme compromiso con el bienestar animal y pide que no se criminalice al sector por actuaciones aisladas

  • ANICE expresa su apoyo a las autoridades sanitarias en los mataderos y apoya la implantación de cámaras de vigilancia para evitar que se repitan estas situaciones

9 de marzo de 2019.- Ante las informaciones que han dado a conocer diversos medios de comunicación y que reflejan el maltrato animal realizado en un matadero de Ávila, la Asociación de Industrias de la Carne (ANICE) condena rotundamente estas prácticas y recuerda que la industria cárnica española se rige por estrictas normativas europeas que garantizan el correcto tratamiento a los animales.

La asociación quiere expresar su rechazo hacia el incumplimiento de la normativa y recuerda que este caso no responde a la realidad del sector, una industria compuesta por más de 3.000 empresas que se esfuerzan día a día por ofrecer a los consumidores productos cárnicos de calidad, seguros y producidos con elevados estándares de bienestar animal.

Además de operar bajo las normativas europeas, de las más completas y exigentes del mundo, la industria cárnica española trabaja en protocolos de bienestar animal que van más allá de estas normas y que están certificados por entidades de control independientes.

Además, y para evitar que situaciones de este tipo se repitan en el futuro, ANICE insta la implantación de cámaras de vigilancia en los mataderos, a fin de detectar y atajar las malas prácticas que puedan producirse.

Esta medida facilitará un mejor control por parte de los inspectores veterinarios que se encuentran permanentemente en los mataderos y cuya misión es vigilar el cumplimiento de la legislación. Con el fin de facilitar el trabajo de estos inspectores, ANICE planteará una modificación legal que obligue a las empresas a poner estas grabaciones a disposición de los inspectores.

La industria cárnica española es una industria moderna y competitiva, que constantemente recibe auditorías de autoridades públicas, clientes, países terceros, Comisión Europea, etc., con excelentes resultados.

ANICE manifiesta su apoyo a las autoridades sanitarias en los mataderos y su disposición a introducir cuantas mejoras sea necesario para facilitar su labor y la capacidad de supervisión de las instalaciones.

ANICE, la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España

Agrupa a más de 600 empresas de todas las comunidades autónomas, con una importante representación de la producción cárnica española. La cifra de negocio de las empresas asociadas a ANICE asciende a 14.855 millones de euros, lo que representa más del 70% de la facturación del sector cárnico español (porcino, vacuno, ovino y elaborados cárnicos).

La Asociación está presente de forma muy activa en los ejes vertebradores del sector: para ello, representa a la industria cárnica en la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) y es miembro activo de las dos organizaciones europeas.

Además, ANICE participa igualmente en todas las Organizaciones Interprofesionales del sector. También es miembro de la Plataforma Tecnológica Food for Life-Spain, del Consejo Asesor de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), del Pleno del Observatorio de la Cadena Alimentaria, y del Grupo de Innovación Sostenible del Sector Alimentario (GIS).

Para más información:

Comunicación ANICE – Tel.: 91 554 70 45 – E-mail: comunicacion@anice.es

La Comunidad científica solicita a los alcaldes y alcaldesas que reduzcan la oferta de carne

3 octubre 2019

Más de 60 científicos y científicas de 11 países han pedido en una carta a los alcaldes y alcaldesas de todo el mundo que reduzcan la cantidad de carne que se ofrece en los comedores públicos de sus ciudades para hacer frente a la emergencia climática en la que nos encontramos.

En la actualidad, las emisiones de la ganadería, incluyendo los impactos causados por la deforestación para la producción de pastos y piensos, representan el 14,5% de las emisiones globales directas de gases de efecto invernadero, lo mismo que todos los automóviles, trenes, barcos y aviones juntos. Si no se toman medidas contundentes, este porcentaje podría aumentar aún más.

Leer carta

Noticias relacionadas:

La Universidad de Coimbra veta la carne de vaca

Barcelona reducirá el consumo de carne