Animales de matadero en Francia – Jacques Pujol

enero 1995

Jacques Pujol

La experiencia y resultados obtenidos por la Obra Asistencial de los Animales de Matadero, OABA en Francia, es un punto de partida muy importante para ser tenido en cuenta como modelo de organización, eficiencia y profesionalidad. La OABA es el resultado de una labor constante de una luchadora ejemplar: Jacqueline Gilardoni, su fundadora, quien nos demuestra la tendencia actual del movimiento animalista: la especialización y concreción temática. En este artículo, Jacques Pujol, su Director, resume la historia de la institución, su perfil y organigrama. El grado de entendimiento y colaboración entre la OABA y el ADDA han sido constantes y crecientes con importantes y futuros proyectos en preparación; sin poder dejar de agradecer, una vez más, el haber sido merecedora nuestra Asociación ADDA de la concesión de la Medalla de la Amistad, en Mayo de 1992.

La protección de los animales de matadero en Francia viene íntimamente ligada con una asociación: la OABA, fundada en 1957 por Jacqueline Girardoni. Movió esta acción la visión de una pobre burra vieja escapada de un matadero, en donde descubrió un vasto mundo de miseria y tristeza. Desde entonces la asociación ha venido alertando a los amantes de los anima-les y recibe de estos un caluroso y merecido apoyo. La respuesta a las llamadas de ayuda, las numerosas muestras de apoyo y el estrecho contacto con otras organizaciones extranjeras que ya habían logrado humanizar el sacrificio en los mataderos -destacando entre ellos la RSPCA inglesa-, le llevaron a fundar en 1961 la Obra Asistencial a los Animales de Matadero, OABA, recibiendo más tarde el sostén de la entonces Sociedad Internacional de Protección de los Animales, ISPA, ahora convertida en la Sociedad Mundial para la Protección de los Animales, WSPA.

La finalidad estatutaria de la OABA es: asistir, proteger y defender, por todos los medios apropiados que la ley permita, a los animales destinados a ser sacrificados en los mataderos para el consumo humano; así como también a los animales de corral, a los de sangre fría y, por extensión, a todos aquellos cuya carne, de una forma u otra, esté destinada al consumo. Incluyendo, también, la crianza, condiciones de alojamiento, transporte y sacrificio.

La OABA fue reconocida de Utilidad Pública el 17 de diciembre de 1965, patrocinada por el Ministerio de Agricultura y galardonada por la Academia Francesa. Siempre bajo el impulso de su presidenta-fundadora, Jacqueline Girardoni, tiene personalidad jurídica, y legal, para intervenir en el bienestar de los animales desde su crianza, estabulación, manutención, transporte y sacrificio.
Su historia y logros, por etapas, pueden definirse como sigue:

  • Participación, en 1964, en el Decreto reglamentando el aturdimiento y sacrificio en los mataderos.
  • En 1966, la prohibición de cortar las falanges de las patas en las aves de corral.
  • En 1970, la reglamentación de insensibilizar, previo al sacrificio en mataderos, a los conejos, cabritos y aves de corral.
  • En el año 1981, la prohibición de la elongación -alargamiento provocado de un miembro- en los conejos.
  • En el año 1982, la reglamentación de las condiciones de estabulación en los mercados de ganado.
  • En el año 1986, la obtención del permiso de poder sacrificar «in situ» por un veterinario, los casos de reconocida urgencia de animales enfermos y gravemente accidentados sin necesidad del permiso de su propietario y en colaboración con otras sociedades protectoras: 
    • En 1968, la firma de Francia a la Convención Europea sobre la protección de los animales en el transporte internacional. 
    • En 1973, la ratificación de la anterior Convención y su entrada en vigor el 1Q de julio de 1974.
    • En 1987, la prohibición de la utilización de animales en juegos y atracciones.
    • En 1989, la prohibición de entregar animales como premios en rifas.

Todos los anteriores logros, en los que la OABA ha intervenido, son pasos muy importantes en el bienestar animal. Sin embargo la regulación oficial no es suficiente si no puede ser controlada mediante inspectores itinerantes a través del territorio nacional. Éste es, quizás, su más importante y efectivo trabajo: los inspectores -facultados oficialmente- intervienen cuando descubren irregularidades en: mataderos, ferias, mercados, lugares de exposición, transportes…, etc. etc. Y no tan sólo esto, pues su función se amplia cuando se descubren casos de animales abandonados, sometidos a malos tratos, en estado de angustia o peligro u otros actos de crueldad. De resultas de estas actas se interpo¬nen sistemáticamente demandas judiciales con la consiguiente condena del infractor, a la vez que, cuando conviene, el animal es entregado a la OABA la cual cuidará de su bienestar. A título informativo, en la actualidad la OABA tiene incoados, y en curso, 181 procesos legales. También es de su competencia velar para que, a través de los procesos contenciosos-administrativos, los departamentos responsables de la administración cuiden de la correcta puesta en práctica de la legislación.

Los consumidores, socios, simpatizantes y amantes de los animales son informados, regularmente, de los abusos de la cría intensiva y de las tristes consecuencias que implica; a la vez que se lleva a cabo un acercamiento con los granjeros que quieren volver a la cría tradicional, teniendo establecido, desde 1975, un premio para los granjeros, nacionales e internacionales, que más se hayan distinguido en un trato humanitario y condiciones de vida naturales en sus criaderos o centros de producción.

La legislación francesa necesita, permanentemente, ser mejorada y puesta al día para encontrar soluciones a numerosos problemas. Así por ejemplo hay que acometer: la obligación del sacrificio inmediato, e indoloro, de los polluelos rechazados tras el sexado (45 millones cada año), la muerte indolora de peces y crustáceos, la matanza privada, la abolición del transporte de animales vivos y sustitución por líneas de frío de carne congelada sacrificada en origen, la obtención del Estatuto del Animal…, etc.
En materia de legislación europea la OABA cuida de la aplicación de las Directivas y gestiona obtener las mejores condiciones. Para asegurar la eficiencia en sus acciones existen dos Comités: uno consultivo y otro científico, formados por eminentes personalidades con reconocida experiencia profesional.

El contacto permanente con la administración: las Direcciones Departamentales y los Servicios Veterinarios y con la Oficina de Protección Animal del Ministerio de Agricultura -que cuenta con la presencia de Mme. Gilardoni en la Comisión del Ministerio encargada de la inspección de mataderos- son otras de las actividades de la asociación.
Siempre ha existido una cierta indiferencia, o poco interés, por parte del gran público en la concienciación del sufrimiento que padecen los animales de abasto que contrasta con la mayor sensibilidad que se dedica a los animales de compañía que se benefician de un mayor afecto. La tecnología moderna ha transformado a los animales en una pura materia prima, o producto, de la cadena agroalimentaria que, como cualquier otra industria, obedece a los imperativos de los resultados económicos y políticos.

En el año 1992 las estadísticas oficiales francesas situaban el número de animales sacrificados en 40 millones para la especie bovina y más de 1.000 millones de caprinos, conejos, aves y resto. Por lo tanto se debe procurar que esta ingente cifra de animales pueda tener una existencia lo menos cruel posible. Por muy difícil que resulte su defensa frente a los poderes políticos y económicos, hay que informar y sensibilizar a la opinión pública de sus sufrimientos. La lucha tiene que ser encarnizada. En un momento en que Europa inaugura una regulación de la protección animal, hay que evitar que los animales de abasto sean los grandes olvidados y las víctimas de los acuerdos comercialistas. Las asociaciones de protección animal de todos los países europeos deben mostrarse solidarias frente e este doloroso e inmenso problema. La OABA agradece a sus amigos del ADDA, cuyas acciones aprecia particularmente, el hecho de trabajar juntos en el combate contra el sufrimiento de los animales destinados al matadero.

Fuente de información: ADDA Defiende los animales. (Revista número 13)

Más información visitar web revista relación de contenidos por tema: Animales de granja y Cría Intensiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *