Deforestación, contaminación y sequía: Sara Escudero analiza los efectos de la ‘agricultura intensiva’

Sara Escudero trae hasta El Intermedio un resumen exhaustivo y preciso en ‘Reality Shock’ de cómo la sobreproducción de alimentos ha contribuido al calentamiento global y el hambre en el mundo.

16 diciembre 2019

Desde 1960, la cantidad de alimentos producidos se ha incrementado en un 50%. Cada día, las grandes multinacionales generan comida para abastecer a 10.000 millones de personas.

Este modelo de producción a gran escala se conoce como «agricultura intensiva» y fue creada en los años 60, durante la llamada ‘Revolución Verde’.

La ‘Revolución Verde’ consiguió multiplicar la producción de alimentos y salvar a múltiples personas de la hambruna, pero también tuvo consecuencias muy negativas porque, a pesar de sus buenas intenciones, no se ha acabado con el hambre en el mundo. Ejemplo de ello es que en el planeta hay 850 millones de personas que padecen hambre, mientras 1.300 millones de toneladas de comida terminan siendo desechados, antes o después de la venta.

Otra de las consecuencias de la agricultura extensiva es que podemos comer lo que queramos cunado queramos, pero todo ello tiene un coste: por ejemplo, comer dos aguacates a la semana equivale a emitir al año 41 kilos de gases invernadero. Además, para producir un kilo de ellos se gastan 2.000 litros de agua.

Precisamente la escasez de agua es uno de los problemas que genera la agricultura intensiva, de hecho el 70% del agua que consumimos en España se destina al riego de consumo, además es culpable de la contaminación de mares y ríos por el uso masivo de fertilizantes y abonos, y del 80% de la deforestación mundial.

Una de las regiones más perjudicadas por este modelo agrícola es el Amazonas. El negocio de la soja acaba con enormes extensiones de selva allí, y es que el 80% de los terrenos agrarios de soja, trigo y maíz del mundo se destina para la producción de alimento del ganado que luego comeremos nosotros.

Entonces, ¿qué podemos hacer?: reducir la ingesta de carne y, sobre todo, consumir productos de proximidad.

Facilitamos enlace para el video. Clicar aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *