La granja industrial de gallinas ponedoras más grande de España, se pretende instalar en San Clemente, Cuenca.

14 junio 2019

En algunos ayuntamientos, como San Clemente, la corporación salida de las urnas debe abordar proyectos de ganadería industrial.  

No hacer mención en campaña electoral a proyectos en trámite, teniendo en cuenta el impacto que suponen a este municipio, roza el engaño.

Por suerte en muchas otras localidades el eje central de las campañas ha sido  la ganadería industrial, y muchas de ellas han dicho basta. La lucha social contra las macrogranjas se cobra sus primeras víctimas en las urnas.

El 93% de las gallinas ponedoras del estado español provienen de la ganadería industrial, que sigue en aumento en nuestro país mientras que en el resto de Europa van disminuyendo. España es uno de los mayores productores con 1.260 granjas y una media de 67.700 gallinas cada una.

En el término municipal de San Clemente se pretende instalar una granja avícola de gallinas de puesta  intensiva, con una capacidad de 1.020.000 gallinas de puesta y 360.000 pollitas de recría. Si tenemos en cuenta la media de gallinas por granja (dato mencionado más arriba), las dimensiones de la  industria que se pretende instalar en San Clemente, es de las mayores de Europa.

Este tipo de instalaciones generan tres problemas básicos muy importantes: la producción de gases de efecto invernadero, la contaminación de suelos y un gran consumo de agua.

Además de las afecciones ambientales, hay que tener en cuenta las afecciones al entorno socio-económico de la zona en la que estos proyectos se implantan..

Una instalación de estas características en nuestro pueblo, genera muchos más problemas que beneficios. Al coste sobre la salud, el medioambiente y los recursos hídricos, hay que sumarle otros como los constantes mantenimientos de infraestructuras, o la poca calidad del empleo, algo que un modelo agroalimentario de dimensiones artesanas se evitaria, ya que, la elaboración de productos de calidad conlleva mayor valor añadido. La producción de huevos en intensivo a esta escala, no deja riqueza en San Clemente, solo problemas.»

«Creemos que la administración regional ha esperado a publicar la declaración de impacto ambiental tras las elecciones, con la intención de silenciar este tema, para que no influyera en las elecciones. Ahora la nueva corporación debe decidir si seguir la línea marcada por el gobierno regional, o mirar por el bien de sus vecinos y vecinas.»

«Hay que decir que este proyecto y su promotor tiene ciertas particularidades que le hacen gozar de un especial apoyo institucional: a tenor de los hechos, esta macrogranja sería imposible en otro territorio.  

La instalación de esta granja industrial, afecta a una amplia área donde existen viviendas habitadas, negocios y poblaciones mucho más cercanas que San Clemente, como Casas de Los Pinos y Casas de Roldan, que se verán directamente afectadas por las emisiones. Poblaciones a las que no se les ha pedido opinión… Toda esta zona quedará marcada dificultando nuevas iniciativas económicas sostenibles”, comenta Pedro Mesas, portavoz de Ecologistas en Acción-Cuenca del Záncara.

El lunes día 10 de junio, un día después del encuentro provincial de Pueblos Vivos Cuenca, se publicó la Declaración de Impacto Ambiental firmada por por la Viceconsejería de Medio Ambiente de la JCCM, cuya resolución no convence a la Plataforma.  La respuesta de los promotores a las alegaciones presentadas por Ecologistas en Acción Cuenca del Záncara, tampoco se considera satisfactoria.

La mayor parte de las alegaciones estaban relacionadas con las distancias a zonas urbanas, tanto viviendas como establecimientos de hostelería, el gran consumo de agua, la producción de CO2, la gestión del estiércol y las dimensiones de construcción en suelo rústico que superan los porcentajes permitidos.

Entre otras respuestas del promotor a las alegaciones, cabe resaltar algunas como esta: “independiente de que San Clemente esté incluida en la zona vulnerable, debido al tipo de ganadería a realizar, esto es, cría intensiva de aves de puesta y de recría, en ningún momento las aves podrán desplazarse por el exterior de las naves al aire libre, a diferencia de otros métodos de cría (gallinas camperas, ecológicas etc.) más extensivos en los que los animales sí que pueden estar en el exterior de las naves.”

La Plataforma Pueblos Vivos Cuenca considera, que, publicar una Declaración de Impacto Ambiental favorable, sin que el proyecto tenga otorgada la concesión de agua, encontrándose esta en trámite de cambio de titularidad y de uso, es cometer un fraude de ley que ya ha sido reconocido frente a los tribunales, existiendo jurisprudencia al respecto.   

“Tener el mismo trato desde el punto de vista legislativo para ganadería industrial que para ganadería extensiva, es tratar a los ciudadanos y ciudadanas de esta región de como ignorantes y no lo somos. La apuesta por la ganadería industrial que se hace en Castilla-La Mancha tendrá unas fatales consecuencias para nuestro futuro y quienes abren la puerta a este tipo de desarrollo tendrán tarde o temprano que asumir su responsabilidad”.  Ha finalizado Mesas

Desde Pueblos Vivos Cuenca, se seguirá muy de cerca el desarrollo  de este proyecto que, al necesitar la autorización ambiental integrada (AAI) para construirse, se estudiará presentar los recursos correspondientes en cuanto se publique.

Pueblos Vivos Cuenca, sigue insistiendo en que es necesaria una planificación estratégica del sector, tal y como se ha hecho con la ganadería extensiva, examinando y definiendo previamente hasta dónde se puede llegar con este tipo de ganadería industrial para controlar los efectos adversos que tiene en cuanto a contaminación del aire y las masas de agua. Por ese motivo, lo más adecuado sería llevar a cabo, por parte de la Junta de Comunidades, una suspensión de autorizaciones ambientales, como ya han hecho muchos ayuntamientos en materia urbanística, hasta que se tengan los datos definitivos y una planificación ordenada del territorio, competencia del gobierno regional.

Pueblos Vivos Cuenca está formada por plataformas locales de los municipios de Priego, Zarzuela, Villalba de la Sierra, Mota del Cuervo, Cañete, Villar de Domingo García, Cardenete, Fuentes, Villanueva de la Jara, Pozorrubielos de la Mancha, Torrejoncillo del Rey, Campillo de Altobuey, Reíllo, Tarancón, Belinchón, Almendros, Portilla, Vellisca, Tinajas, Barajas de Melo, Yémeda, Rubielos Altos, además de Ecologistas en Acción Cuenca.  

Más información

Junio, «Mes de la resistencia a la ganadería industrial»

Junio 2019

Este mes de junio celebramos la resistencia del mundo rural ante esta amenaza con un calendario cuajadito de actos en ocho comunidades autónomas, varias campañas estatales de las organizaciones que forman parte de esta Coordinadora, campañas de tipo local…

Iremos informando desde aquí de todas las actividades programadas y se realizará una importante labor de difusión en redes. No olvides ir consultando el programa, puesto que lo iremos actualizando.

Calendario de actividades

Campamento en Huesca contra la apertura del matadero más grande de Europa

7 junio 2019

Próximamente, si nada lo impide, comenzará a funcionar en Binéfar (Huesca) el matadero más grande de Europa, con capacidad para matar a 32.000 cerdos al día. Uno tras otro, entrando vivos, asustados, tratando de protegerse unos a otros, oliendo la sangre, intuyendo la muerte, sin poder escapar, chillando desesperados. Uno tras otro hasta 32.000 al día. Casi ocho millones al año. Una factoría de muerte. La más grande de Europa. Habrá quien diga que será un orgullo para Binéfar, para Huesca, para España.

En Huesca la explotación animal está en auge. La ganadería se ha convertido en un medio para llenar la España vaciada, aunque se llene de sufrimiento, de dolor, de pestilencia, de contaminación. Porque ese vertedero no solo será sede de un auténtico holocausto animal sino que será un foco de degradación medioambiental como pocos.  Según se desprende del informe técnico registrado en el Ayuntamiento de Binéfar, este macromatadero emitirá 126 toneladas de CO2 cada día, el equivalente al que absorben 6.500 árboles al año, y 1,3 millones de metros cúbicos de basura contaminante cada año. A la espalda del macromatadero hay un gran embalse que hoy se puede rodear caminando. Cuando empiece a funcionar, el macromatadero captará el equivalente a dos piscinas olímpicas, 5.000 metros cúbicos de agua cada día, 60 litros por segundo.

Mientras la ONU alerta sobre el impacto de la ganadería en el calentamiento global y los purines de las granjas se revelan como un poderoso veneno contra la vida a su alrederor, Binéfar se prepara para albergar el horror.

En el entorno abundan las naves industriales en mitad de la nada. Asépticas en la distancia. Unas más pequeñas, otras enormes. En su interior miles, decenas de miles de animales hacinados, naciendo, enfermando, muriendo, pariendo. Sufriendo. Son las granjas que abastecerán a ese macromatadero de su materia prima esencial: los cuerpos de esos animales. El tráfico de camiones transportando esos cuerpos aún con vida hacia su cruel destino es constante en la zona. Cuando abra la megafactoría se incrementará considerablemente.

El responsable de este proyecto es Piero Pini, empresario italiano al que se ha relacionado con la mafia, y que ha estado recientemente en prisión en Hungría por fraude fiscal. Antes había sido detenido en Polonia acusado de una presunta estafa articulada a través de una empresa con elementos similares a la proyectada en Binéfar, aseguran los activistas. Según publicó entonces la prensa italiana, el matadero del empresario en el centro de Polonia tapaba una red de decenas de empresas dedicadas a actividades delictivas.

En Binéfar ya hay otro matadero, mucho más pequeño que el proyectado, y sus efectos ya hacen que muchos vecinos se opongan a este nuevo proyecto. En el pueblo huele a orines, a heces, a enfermedad, a mugre, según dicen. En verano es insoportable, hay que cerrar ventanas y tirar de aire acondicionado. Hace algunos años se podía ver sangre y tripas en las alcantarillas del pueblo. En algunos parajes al despuntar el día el silencio permite escuchar los gritos de los cerdos. Las primeras víctimas del nuevo macromatadero, a solo dos kilómetros del núcleo urbano, van a ser sus decenas de miles de víctimas diarias, pero también los vecinos van a pagar el precio. Ya lo están pagando. La degradación medioambiental puede ser irreparable. 

El anuncio de apertura de ese macromatadero y las informaciones sobre la opacidad y las posibles irregularidades alrededor de ese proyecto han conducido a Binéfar a varios activistas por la liberación animal de toda España, que han montado un campamento permanente antiespecista en un parque público justo frente al infierno y han coordinado movilizaciones en diferentes lugares para alertar de lo que va a ocurrir en ese pueblo de Huesca.

Se sienten, como las granjas, en mitad de la nada, en un paisaje en el que no hay refugio frente a las inclemencias metereológicas. El sol, el calor, la lluvia o el frío son implacables y la única protección son las lonas y las tiendas en las que se refugian cada día, en las que reciben el apoyo de algunos y también los ataques de otros.

Rodeados de abuso y de esclavitud, dicen esos activistas, tiene sentido defender día tras día de forma permanente la liberación animal, hacerla visible y enarbolarla frente a los camiones que cada día pasan por esas carreteras cargados de terror hacia la muerte. Entre la carretera y la vía del tren, cada vez que pasa un convoy despliegan pancartas, corean protestas.

Desde el campamento se ha desplegado un activismo de concienciación en el pueblo, con reparto de panfletos, «cubos de la verdad» en los que descubrir lo que habrá dentro del matadero, degustaciones de comida vegana y debates con vecinos interesados en saber más sobre esa lucha que es el veganismo.

Dos semanas después de plantar el campamento, los activistas se manifestaron contra el macromatadero por las calles del pueblo. El pasado 5 de marzo el colectivo Vegancha organizó unas jornadas con charlas y talleres en las que participaron más de cuarenta personas. Después cortaron el paso a las obras del macromatadero para reivindicar su paralización.

Durante este tiempo han pasado por el campamento multitud de activistas de diferentes puntos del Estado, incluso personas de otros puntos de Europa que han conocido la protesta por las redes sociales. Quienes permanecen allí permanentemente agradecen la oportunidad de compartir la lucha y de tejer redes de activismo, cohesionando la lucha antiespecista.

El 25 de mayo diversos colectivos y activistas antiespecistas llegados de Madrid, Barcelona, Huesca, Iruña, Málaga, Valladolid,  Girona, Teruel, Lleida, Valencia, Gasteiz y pueblos cercanos a Binéfar se concentraron en una marcha convocada en las redes sociales y que terminó a las puertas del macromatadero, donde leyeron un manifiesto exponiendo las razones contra su apertura y contra la explotación de los demás animales.

Desde hace unos días pesa sobre el campamento una orden de desalojo que aún no se ha ejecutado. Dudan de que pueda ejecutarse, más allá de desmontarles las tiendas y las lonas, porque el terreno en el que se han instalado es un parque público. Pero la amenaza está ahí. Y si ellos se van, lamentan, nadie alertará de que infierno se pone en marcha.

Los activistas aseguran que las obras prosiguen y el macromatadero abrirá de forma inminente si nada lo impide. De hecho, hay quienes aseguran que en la segunda quincena de este mes comenzarán «las pruebas con animales». Por ello lanzan un llamamiento al activismo, no solo animalista sino ecologista para poner el foco en Binéfar y que esa gran factoría de horror y sufrimiento no llegue nunca a abrir sus puertas. De hecho, lamentan con cierta sorpresa que las más potentes organizaciones animalistas y en defensa del medio ambiente apenas hayan alzado la voz contra este macromatadero, a pesar de que algunas de ellas sí están en una lucha frontal contra las macrogranjas, la otra cara de la misma moneda. 

Debe ser una lucha global, insisten, y con ella quieren también contribuir a un debate que consideran urgente sobre cómo los humanos queremos relacionarnos con los demás animales, con la vida que nos rodea.

Fuente de información: Eldiario.es

Leer noticia

CCOO apoya la iniciativa de Equalia de instalar cámaras de videovigilancia en los mataderos para evitar el maltrato animal

6 junio 2019

CCOO de Industria se adhiere a la iniciativa de la ONG Equalia de obligar, por Ley, a instalar cámaras de videovigilancia en los mataderos españoles para evitar el maltrato en estas instalaciones. El sindicato y la entidad que promueve la protección de los animales domésticos y los destinados al consumo humano, colaborarán estrechamente a partir de este momento para conseguir que todo el sector de la industria cárnica se sume a la campaña.

Fuente de información: web Comisiones Obreras -federación de Industria

Leer noticia