Granjas de sangre: la cruel industria que explota yeguas preñadas para aumentar la producción de cerdos.

Una investigación a la que ha accedido ‘Público’ revela cómo está proliferando este tipo de ganadería, destinada a extraer una hormona equina que es utilizada para incrementar la producción de lechones en la ganadería porcina industrial.

24 noviembre 2021

Yeguas inmovilizadas durante horas en cubículos de metal. Están embarazadas y esa es la esencia del negocio. A las potras se les saca cada semana una media de 5 litros de sangre durante dos meses y medio. ¿El objetivo? Extraer una hormona –la PMSG gonadotropina coriónica– que es codiciada por la industria farmacéutica ganadera. Con ella se fabrica una sustancia que es utilizada por los criadores industriales de lechones para acelerar el celo de las cerdas y sacar un mayor rendimiento productivo. 

Se las conoce como granjas de sangre y existen pocas en el mundo. En Europa, todas se concentran en Islandia, pero su opacidad impide conocer de manera nítida su funcionamiento. Sin embargo, Público ha podido acceder a una investigación clandestina realizada durante más de dos años por la organización Animal Welfare Foundation en 100 instalaciones del país nórdico donde se explotan y maltratan a más de 5.000 yeguas embarazadas. 

El funcionamiento no difiere de muchas otras prácticas ganaderas intensivas. En una grabación con cámara oculta se puede ver cómo algunos operarios golpean a las potras con palos para introducirlas en los cubículos donde se les extrae la sangre. Para conducirlas al interior, se usan también perros que muerden con violencia el rabo de las hembras equinas hasta conseguir que lleguen al destino. Una vez dentro, la violencia no cesa. Mientras se les extrae la sangre, se puede ver en varias ocasiones cómo los trabajadores siguen golpeando al animal con barras de madera en el lomo, pese a estar absolutamente indefenso.

Seguir leyendo noticia aquí

Fuente de información: Publico.es

Denuncian a uno de los mayores centros de cría de pollos en Francia

Aves devoradas por larvas y cadáveres descompuestos: las duras imágenes de la mayor granja de pollos en Francia.

18 noviembre 2021

Equalia destapa una investigación de uno de los mayores centros de cría avícola del país galo.

Un cadáver devorado por las larvas en mitad de una granja. Un pollo, sepultado por su propio sobrepeso, agoniza en el suelo y es pisoteado por el resto de aves. Este es el resumen de una nueva investigación realizada por Equalia y la organización animalista L214 en una de las mayores granjas avícolas de Francia. Las imágenes, cedidas a Público, muestran cómo la crianza basada en métodos de engorde atentan contra las normativas de bienestar animal del sector ganadero.

Se trata de pollos de la raza broiler, seleccionados genéticamente para maximizar los beneficios y producir mayor cantidad de carne en menor tiempo. Este tipo de aves crecen en un periodo corto, unos 2,6 kilos en 40 días, lo que equivale, según Equalia, a que un bebé humano alcanzase los 300 kilos de peso tras sus dos primeros meses de vida. 

El crecimiento acelerado les genera grandes problemas de salud que se aprecian en el vídeo: patas fracturadas y, en ocasiones, la muerte al ser pisoteados por el resto de aves, dadas las condiciones de hacinamiento de las granjas intensivas.

Según los datos de Open Wing Alliance (OWA), el 27% de estas aves de granjas intensivas sufren deformaciones e inmovilidad por causa de la selección genética y el denominado crecimiento rápido, que busca acelerar el proceso productivo. El mismo informe constata que el 3,3% de ellos es incapaz de caminar.

Las condiciones de hacinamiento y el crecimiento rápido genera otros problemas de salud y sufrimiento extremo. Muchas de estas aves padecen ascitis: hinchamiento exacerbado de la zona abdominal por la acumulación de líquidos. Esta enfermedad genera riesgos de muertes súbitas. De hecho, 2,7 millones de pollos mueren al año por este trastorno, según la OWA.

La granja, que alberga más de dos millones de pollos en sus instalaciones, es proveedora del Grupo LDC, productor avícola francés que tiene una alianza desde 2011 con el grupo español AN, la sexta empresa avícola del Estado, que posee mataderos en Navarra y Ávila.

Seguir leyendo la noticía aquí

Fuente de informació: Público.es

Movilización general contra el modelo de ganadería intensiva industrial

15 octubre 2021

Ong ADDA junto a 67 asociaciones y plataformas vecinales de la geografía española, miembros de la Coordinadora Estatal STOP GANADERIA INDUSTRIAL, se movilizan frente a las administraciones públicas en protesta contra el modelo actual de ganadería intensiva  industrial reiterando una vez más la urgente necesidad de una moratoria.

Bajo el lema “PROTEGE TU AGUA”, y acompañados con simbólicas botellas de agua contaminada, se ha hecho entrega de las respectivas solicitudes de moratoria, a las distintas administraciones del estado.

Las explotaciones de ganadería intensiva, un modelo industrial implantado hace décadas  que continúa creciendo y ampliándose en el territorio español, se encuentra especialmente agravado en Catalunya con un 45% del total  del agua de sus pueblos contaminada por nitratos y nitritos.

La ganadería intensiva industrial continúa significando una de las peores agresiones para el territorio, el agua, el bienestar animal, la economía del mundo rural y la salud humana. Algunas de sus indeseables consecuencias podrían ser ya irreversibles. STOP A LA GANADERIA INDUSTRIAL: un modelo contrario al medio ambiente, lesivo para los animales, las personas e insostenible.