Golpes, patadas y otros maltratos: así matan a las cabras en esta granja inglesa

27 julio 2020

La cadena de supermercados Tesco suspende la venta de productos procedentes de la compañía denunciada tras la difusión de un vídeo de denuncia.

Un nuevo caso de maltrato a animales pone en cuestión las condiciones en las que vive el ganado en algunas granjas y explotaciones en las que sus propietarios o empleados olvidan los principios básicos de respeto a los seres vivos.

La nueva denuncia llega a través de unas imágenes en las que se muestra el penoso trato que reciben las cabras en la granja St Helen’s , al este del condado de Yorkshire, en Inglaterra.

El reportaje original en la que se basa esta denuncia, publicado inicialmente en exclusiva por el periódico Independent, con información de la organización animalista Surge, incluye un vídeo en el que se aprecia como las cabras son golpeadas con palos y se les da patatas en la espalda. A algunas también se les agarra de la cola y del cuello mientras lloran y balen de dolor.

Las imágenes, captadas con cámaras ocultas, muestran también como las cabras heridas no son atendidas por el personal de la granja. Además, Surge denuncia que los animales muertos se dejaban al lado de los ejemplares todavía vivos, lo que podría suponer un grave problema de higiene y salubridad.

Veto del supermercado Tesco

Los productos de la granja St Helen’s incluyen leche de cabra, yogur, mantequilla y queso, y pueden encontrarse habitualmente en los supermercados de Sainsbury’s, Tesco, Waitrose, Morrisons, Coops, Booths y Marks & Spencers, además del minorista online Ocado, según la propia página web de la granja. No obstante, la cadena de supermercados Tesco ha anunciado que retirará de sus estanterías los productos procedentes de esta marca como consecuencia de la publicación del vídeo.

El vídeo, de aproximadamente una hora de duración, fue analizado por expertos jurídicos de Advocates for Animals, el bufete de abogados más importante del Reino Unido en materia de protección animal. Según los expertos, la granja de St Helen’s podría incurrir en diferentes infracciones de la Ley de Bienestar de los Animales (Animal Welfare Act), aprobada en 2006, y que establece que los animales, incluidos los de granja, deben ser protegidos del dolor, las lesiones, el sufrimiento y las enfermedades.

Alternativas de origen vegetal

Los promotores de esta denuncia proponen el veganismo como una forma de vida que trata de excluir, en la medida de lo posible, todas las formas de explotación y crueldad hacia los animales. Principalmente la industria alimentaria, pero también en el mundo de la moda o en la industria de la cosmética, los animales son utilizados, viven en condiciones poco apropiadas o directamente sufren maltrato.

Desde Surge defienden los derechos de los animales y la creación de un mundo en el que los animales “estén libres de la opresión y la violencia infligidas por el hombre”. “La única manera de evitar pagar por la crueldad animal es consumir productos alternativos basados en una dieta vegana”, afirman desde la organización.

Fuente de información: La Vanguardia

Leer noticia